15/1/2010

LOS SIMBOLOS DE LA FILOSOFIA

LA LECHUZA DE MINERVA

El mas antiguo simboliza la filosofia por el ave que servia de emblema Atenea, la Minerva romana diosa de la sabiduria y la fecundidad. La lechuza, ave nocturna, por casi todos considerada un animal feo, que ve y vive en el mundo de las sombras, en el tiempo en que los mortales duermen, solo iluminada por la tenue luz de la luna. Vision , por tanto , la suya, mas proxima a la del mago o adivino, que atributo de los seres humanos normales. Esta singular y nocturna clarividencia, esoterica casi, de la lechuza en nada parece hacer comprender lo que es la filosofia.
Es bien cierto que le simbolo puede ser interpretado de otro modo si lo relacionamos con el "mito solar". Aqui el sol, similar al bien, hace posible el conocimiento sensible por que su luz inufica al ojo que ve con las cosas que son vistas. Y anque sea solo sensible, tal conocimiento es bastante fiable. La lechuza por lo contrario, unicamente auxiliada por la luz de la luna, alcanza solo un conocimiento problematico, imperfecto y vacilante que, al fin, logra diferenciar, aunque trabajosamente, lo que las sombras confunden. Su esfuerzo y agudeza suplen asi lo que solo la luz solar haria visible.
Para Platon es luego posible superar el conocimiento sensible porque, como el sol a las cosas, el bien ilumina el alma. La lechuza, sin embargo, permanecera siempre en las sombras. Si la lechuza, pues , es un simbolo revelador de la realidad de la filosofia, lo es en la medida en que su vision es siempre " a medias", revocable, que exige volver a mirar. Tambien la falta de claridad meridiana es lo propio del filosofo en relacion con las cosas, los acontecimientos , etc. Pero ella seria un contrasimbolo en la medida en que se la interprete como capaz de saberes esotericos, ocultos o sobre lo oculto,oscuros o sobre lo oscuro...porque - nuestra filosofia occidental, por lo menos- en nada de eso se entretuvo a lo largo de su historia.

LA ESCUELA DE ATENAS

La
sorprendente obra de Rafael, La escuela de atenas, es otro simbolo que sugiere para muchos al menos, no solo el sentido de la filosofia griega, sino de toda filosofia. En el maginifico fresco del Vaticano, Platon señala con el dedo lo altoy, por tanto , la dimension contrapuesta al suelo que pisa y a la tierra en que los hombres asentamos nuestro ser. Aristoteles por el contrario, tiende su mano hacia abajo, indicando el lugar en el que nos movemos y el espacio real que todo hombre tiene bajo sus pies.

La plasticidad del simbolo no puede en absoluto dejarse de lado. Mas si se tiene en cuenta que en el mismo frescootro filosofos, como Diogenes, completan el simbolismo de lo que fueron muchas de las actitudes del hombre frente a su existencia. Pero no por grandioso y elocuente su simbolismo es completo. Ni platon supuso, en efecto, el abandono de la realidad y de la experiencia mundana, ni Aristoteles fue un ejemplo de positivismo o de realismo desposeido de principios, de motivos, de fines y valores ajenos al realismo. Por el contrario, nada en Platon es comprensible si se le desvincula de una intencion moral y politica muy de este mundo. Y Aristoteles es por entero incomprensible sin el recurso a unos principios racionales que en nada quedan pendientes de lo que la esperiencia nos enseñe, a pesar de su realismo.

Como los dos maestros de la filosifia griega, toda filosofia porterior supo aproximarse a las cosas con una cautela respetuosa de la realidad y, a su vez con conciencia de las limitaciones de todo lo real. El simbolo, pues, no es en absoluto despreciable, pero teniendolo en cuenta por entero y engarzando un circuito cone l significado de todas sus figuras: la filosofia estuvo siempre atenta a las cosas, pero en la conviccion de que ellas adquieren valor y sentido cuando un ser humano aparece en la escena con sus inquietudes intelectuales, cientificas, morales, sociales, religiosas, esteticas, etc. Solo asi la gran obra de Rafael me parece esbozo de un simbolismo verdadero que proxima a la comprension de lo que es la filosofia.


EL PENSADOR


E
l tercero de los simbolos que hemos escogido es El pensador, obra extraordinaria del gran escultor Rodin. Desnudo y solitario, sentado en el menton apoyado en su puño derecho y el brazo izquierdo caido sobre la misma rodilla. El pensador a pasado a ser un simbolo de la actitud y la actividad reflexivas que parecen caracterizar al filosofo y , por tanto, a la filosofia.

Pero El pensador deja pendientes grandes interrogantes para que el sea aceptado, sin mas , como simbolo de filosofo. El primero , que compendia ya a los demas, es saber que es lo que piensa o en que piensa el pensdor. Solitario, ensimismado alli, en su pedestal, con los ojos que presumimos cerrados y sin otras trazas para adivinar sus pensamientos que su actitud reconcentrada, nada se transluce de lo que piensa. Dificil, pues, que su soledad y hermetismo puedan aproximarnos ala actitud del filosofo. Pudiera ser la suya, imagen de anacoreta, de monje, mago o, incluso, matematico. O tambien de banquero calculador. Todo ello es posible porque no sabemos lo que piensa el pensador ni atisbamos cuales pueden ser sus preocupaciones.

ESte hermetismo y soledad del pensador hace dificil aceptarlo comos imbolo de la filosofia. Y eso por que esta no ha sido nunca ni hermetica ni fruto de la soledad. Por el contrario, no solo las filosofias mas realistas, sino tambien y sobre todo las que pueden parecer mas intimistas o idealistas, son el resultado de la compañia y de la inquietud por las cosas, por los acontecimientos, las personas y los avatares de la existencia. La soledad aparente de algunas biografias no fue nunca ni abandono ni lejania del mundo. Es elocuente observar como las filosofias mas marcadas por la intimidad, la religiosidad o el idealismo proceden de filosofos vitalmente vinculados a los problemas de las comunidades o sociedades en las que vivian: Platon , San Agustin, santo Tomas, Hegel o Sartre son buen ejemplo de ello.

Haciendo justicia a Rodin, El pensador puede ser, sin embargo, recuperado como simbolo de la filosofia situandolo en su marco escultorico original: alli, en el timpano de La puerta del infierno, la monumental obra del escultor que , coronada por Las tres sombras, recoge toda una simbologia de la vida y de la muerte de los seres humanos, flagelados por el torbellino de su personal y esencial sensivilidad.

2 comentarios:

  1. gracias me sirvio mucho para mi trabajo!!!
    :)

    ResponderEliminar